¡Los hermanos sean unidos!

Cuando era pequeño, una de mis tantas distracciones era ver cómo funcionaba el lavarropas. Casi hipnóticamente podía pasar largos ratos viendo cómo el tambor movía la ropa de un lado a otro, las olas y la espuma que se formaban. Tanto lo observaba que la primera vez que arreglé un electrodoméstico fue el lavarropas a … Sigue leyendo ¡Los hermanos sean unidos!