Hace poco más de dos semanas fue beatificado nuestro gran amigo Carlo Acutis y una alegría contagiosa flota en el aire. Uno ha sido testigo de cómo su vida y su beatificación se han difundido por aquí y por allí en un tiempo inusitado. Hace dos meses una gran mayoría no sabía quién era este joven y, sin embargo, la difusión llegó al punto de que en estas semanas hubo notas en la radio y la televisión sobre su vida y su testimonio de fe. Cientos de jóvenes han visto la misa de su beatificación y muchos nos hemos emocionado hasta las lágrimas.

A cada uno le causó algo diferente, sin duda. Para algunos es impactante la solidez y madurez de su fe a su corta edad; para otros, su devoción por la Eucaristía o su gran amor a la Virgen; a otros les llegan sus actos de caridad siendo tan pequeño; a otros, su frescura y testimonio de vida; a otros, que sea una santo bien “millennial” tanto por su edad o porque ya estaba metido en internet… En fin, la vida de este joven supo ganarse los corazones de todos los que se acercaron a él o, mejor dicho, de los que él eligió.

Pero pensando un poco más profundamente, me preguntaba: ¿Qué es lo que Carlo nos regaló a todos en estos días que hizo que los recientes acontecimientos  se “viralizaran” tan rápidamente y llegaran a impactar en tantos corazones? ¿Qué fue lo que hizo que la atención de tantos creyentes se fijara en su vida y en las celebraciones en torno a su beatificación? ¿Cómo puede ser que unas pocas frases que nos quedaron de él, algunas imágenes y videos hayan atraído tan fuertemente la atención de quienes lo miraban? Para mí, la respuesta es que Carlo nos regaló por un instante poder poner la mirada en el Cielo. Sí, en medio de la peor pandemia que pudiéramos haber imaginado alguna vez, en medio de un encierro que nos asfixia, de un aislamiento que nos arrojó a la más profunda soledad, las nubes de nuestro cielo se abrieron y por un tiempito pudimos vislumbrar a lo que estamos llamados: ¡al Cielo!

Carlo nos regaló por un instante poder poner la mirada en el Cielo.

Y es que cuando logramos poner nuestra mirada en el Cielo, todo se transforma porque nos llenamos de alegría y esperanza. Porque cuando miramos al Cielo miramos a Dios, cuando miramos al Cielo miramos lo que realmente importa. Cuando miramos al Cielo una misteriosa certeza nos invade. Nos vuelve la dulce seguridad de saber que en realidad todo tiene un sentido, recordamos que finalmente Jesús siempre triunfa, que nuestros sueños aún pueden volverse realidad y volvemos a decirnos que seguir a Jesús vale la pena, que no todo está perdido y que todo pasará.

Cuando miramos al Cielo, todo lo que tiene que ver con las preocupaciones de este mundo se desintegra, se pulveriza, desaparece. Tantas cosas que llenan nuestra vida, nuestra mente o nuestras horas se vuelven relativas, pasan a segundo plano o incluso dejan de existir. Y queda lo esencial, que es el AMOR, el amor que no pasará jamás. Por eso nos emocionamos, por eso nos vuelve la alegría, por eso nos volvemos a llenar de esperanza, porque nos quitamos ese peso de encima que nos hace creer que esto para nosotros no es posible.

Y así la vida de Carlo también nos devuelve la alegría de poder esperar llegar al Cielo, de ser santos.

Y así la vida de Carlo también nos devuelve la alegría de poder esperar llegar al Cielo, de ser santos. Porque mirando su vida, observamos que no hizo nada de extraordinario, nada que no esté a nuestro alcance, que no sea posible para nosotros. Sólo que él tuvo la actitud necesaria, que es la docilidad al Espíritu Santo, el ser fiel al caminito que la Iglesia le había enseñado: amar a Jesús, amar a la Virgen, amar a la Iglesia, amar a los pobres y compartir esta Buena Noticia con los demás, con sus familiares y amigos.

Con los pies en la tierra, pero los ojos en el Cielo, Carlo corrió su carrera de la vida y aunque podría haber hecho mucho bien en la tierra, mucho mayor es el bien que nos hace ahora desde el Cielo porque desde allí hoy nos invita a mirar hacia arriba y desear con todas nuestras fuerzas lo que a él ya le fue regalado. Eso es lo que nos saca de nosotros mismos, de nuestras tristezas, de nuestros bajones, de nuestra desesperanza y nos anima a seguir caminando. Así, tan simple, tan sencillo…

Por eso, Carlo, hoy te decimos: ¡GRACIAS! ¡Gracias por escuchar la voz de Dios! ¡Gracias por ser fiel! ¡Gracias por la sencillez de tu vida! ¡Gracias por ayudarnos a valorar la esperanza a la que fuimos llamados!

Y ahora sí, con mucha alegría te decimos: Carlo Acutis, ¡ruega por nosotros!

2 comentarios sobre “Con los ojos en el Cielo

  1. Muy buen artículo, gracias Padre Guido por la reflexión sobre la santidad, en la que todos estamos llamados a participar, teniendo como ejemplo al ahora Beato Carlo Acutis. Saludos desde México

    Le gusta a 1 persona

  2. Así es! Gracias por tu comentario German! Que Carlo nos ayude a recorrer este camino increíble de la santidad! Dios te bendiga!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s