Este mes de noviembre es un mes especial para la mayoría de los curas que somos de Buenos Aires porque celebramos nuestro aniversario sacerdotal (acá la gran mayoría de las ordenaciones se celebran en ese mes). Todo aniversario sirve para volver a pasar por el corazón aquel momento tan especial, para recordar lo vivido durante ese lapso, para dar gracias… Y uno de los aspectos de nuestra ordenación es que nos consagramos. ¿Qué significa esto? Consagrar es santificar, divinizar, sacralizar. Es separar del mundo para entregar a Dios. Por eso, cuando recibimos la ordenación, nos estamos entregando a Dios para pertenecerle.

La consagración tiene siempre, como fin último, el entregarse a Dios…

Pero consagrarse no es algo propio de los curas ni de las monjas ni, valga la redundancia, de los consagrados. Ni siquiera de los laicos consagrados. Todos nos podemos consagrar, de distintas maneras, pero consagrarnos al fin. Es el caso de cinco jóvenes que hace unos días consagraron sus vidas a la Virgen de Huachana. Es decir, le entregaron sus vidas para pertenecerle, para que Ella se haga cargo de ellos de un modo especial. En este caso, la consagración fue a María, y en una advocación particular, pero siempre, como fin último, está el entregarse a Dios…

Consagrarte tiene algo de arte. Porque hay que recordar que Dios es el artista más perfecto y nos puede sorprender invitándonos de muchas y variadas maneras. Te cuento algo muy personal, pero muy real: cuando tenía 17 años fui a Medjugorje (a todo esto, la fe no era algo central en mi vida). Y en una noche de Jueves Santo, me consagré a María. Le entregué mi vida. Todo. Cada segundo, todos mis proyectos (claramente, ser cura no estaba en mis planes ¡je!, pero si le entregamos nuestras vidas, tenemos que estar abiertos a lo que vaya pidiendo, ¿no?) Y hoy, 16 años después, me sorprende cómo es que fue, cómo es que decidí hacerlo. Simplemente se dio. Es que Él nos primerea…

Consagrarte tiene algo de arte. Porque si bien Dios es el que nos llama, el artífice de nuestras vidas, hay una respuesta que nos pertenece. Nosotros damos un paso y aceptamos el llamado. Y decidimos hacer esa alianza con Él. También depende de nosotros pensar de qué modo, qué camino recorrer… Puede surgir en vos la pregunta: “¿Para qué consagrarse? ¿Qué sentido tiene si yo ya estoy bautizado/confirmado?” Es la manera de ir concretando en nuestra vida el llamado pero a nuestro modo más personalizado, según nuestro modo de ser, nuestros gustos, etc… Te podés consagrar a María en aquella advocación que más te guste, a algún santo, al mismo Jesús en su Sagrado Corazón, al Espíritu Santo…

Consagrarte tiene algo de arte. Porque, si bien se concreta un día, es para toda la vida. Y, por tanto, necesita renovación. Para eso, hay que ser creativos. Hay que renovar ese vínculo, hoy, con lo que nos toca, en la circunstancia en la que estamos, en el estado en el que nos encontremos. En el fondo, se trata de renovar el vínculo de amor. Y si hablamos de amor, siempre podemos ser creativos, ¿no? Tener algún gesto distinto, hacer algo por Él, recordar qué es lo esencial de la consagración (y, por ende, lo que no).

Consagrarte tiene algo de arte. Porque es algo que se vive. Tiene dinamicidad. No es algo estático, muerto. Pensemos en una obra de arte: un cuadro, una canción, un libro. Sí, se compuso en un momento, pero cuando escuchamos, leemos o contemplamos lo hacemos en el momento presente. Me dice algo hoy. En algún momento presto atención a algún aspecto de la obra, en otro a uno distinto. Me voy dando cuenta de más cosas y así sucesivamente… Nuestro vínculo, nuestra alianza, se vive, se disfruta, incluso se sufre. Pero en todos los casos, son dos corazones que están latiendo en simultáneo.

Vos que ya te consagraste, ¿estás renovando esa decisión?

Y vos, si no lo hiciste, ¿no pensaste todavía en hacerlo?

¡Dale, consagrate! 😉
¡Vamos que nos renovamos!
💪
Es Él quien nos invita

y nosotros que aceptamos.
👍

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s