Las horas del día se van consumiendo en instantes y muchas veces terminamos con más pendientes que actividades concluidas. Sentenciamos con tanta facilidad lo inconcluso, que lleva a cuestionarnos cuántas ganas le pusimos a los asuntos, ya sea el estudio, el trabajo, deportes, lo pastoral; en fin, todo un abanico de posibilidades. Pero hoy la cuestión la vamos a centrar en nuestros tiempos para Dios. Así que te invito a que te pongas cómodo, te tomes un momento y compartamos un rato junto a Él

Le contaba a Dios como había sido su día

Hace unos días atrás un amigo me compartía que de chico rezaba de noche dando vueltas por el comedor de su casa mientras le contaba a Dios acerca de cómo había sido su día. También le hablaba de sus preocupaciones y de sus sueños, finalizaba con un padrenuestro (que era la oración que conocía hasta ese momento) y así pasaba varios días a la semana entre 5 a 15 minutos entablando este vínculo con Padre Dios, poniendo todo en sus manos.

Este “todo en sus manos” nos habla de una profunda confianza que brota de lo simple y cotidiano, pero más aún de la fidelidad en la espera de ese encuentro. Y nos da la sensación de que existe una entrega de este joven hacia Dios, porque en Él deposita su vida contándosela, esperando del Creador su escucha. Qué maravilloso sería poder confiar diariamente un tiempo para el Señor y contarle de lo nuestro.

Ese rato compartido es una ofrenda generosa, porque habla de la sincera búsqueda de Dios, que no nos agota, y si bien puede durar cinco minutos, no deja de ser agradable y preciada. Es verdad que a los ojos del mundo este tiempo podría llegar a significar poca cosa, ya que YouTube, Instagram y otros más, logran llevarse varias horas diarias. Pero esto no tiene comparación con aquellos momentos que podamos darle a Dios.

Todo en sus manos

Inmediatamente se me viene a la memoria el pasaje de la viuda y las dos monedas de cobre (Cf. Lc 21, 1-4). En aquel relato, Jesús les indica a sus discípulos que observen la generosidad de la humilde mujer que echa dos pequeñas monedas en las tinajas destinadas para las ofrendas. El Maestro se detiene en la entrega de la viuda, que dio todo lo que tenía. ¡Sí, lo dio todo, sin escatimar absolutamente nada! Mientras tanto, los ricos daban de sus sobras.

«y dijo: les aseguro que esta pobre viuda ha dado más que nadie»

Lc 21, 3

Qué gran enseñanza nos comparte Jesucristo: para Dios, nada de miserias. Para Él absolutamente todo, aun más, lo aparentemente nada. Porque lo poco que tengamos, lo transforma en mucho y le da un gran valor porque brota de un corazón bondadoso que no conoce de mezquindades. Aun de nuestra pobreza, el Padre, que ve en lo secreto (Cf. Mt 6,6), sabe apreciar todo aquello que podamos darle. Con esta misma entrega vivamos nuestros ratos con Dios, poniendo todo en sus manos y dándole absolutamente todo de nosotros mismos. No importa si tenemos dos minutos o una hora, con tal de querer estar en su presencia todo es bienvenido.

Y ahora bien, ¿qué tenemos para Dios? ¿Nos vamos a animar a darle nuestras dos pobres monedas de cobre? Hay que buscar estar junto a Él, darle todo. Nunca recibiremos la bondad del Padre como sobras de un dilatado amor, sino que, más bien, seremos merecedores del Amor generoso que todo lo ama, que todo lo sana y que todo lo transforma para una vida llena de abundancias. Aprovechemos cada oportunidad, como este mismo instante, para acercarnos y, así, seguir caminando hacia el buen Dios.

Un comentario sobre “Todo tuyo

  1. Hermoso!, y me quedo con estas palabras «Seremos merecedor de ese amor generoso que todo lo ama, que todo lo sana y que todo lo transforma»..que asi sea! Amén

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s