No yo, sino Dios

Hace 2000 años, un suceso de lo alto cambió el curso de la Iglesia. Cuando los discípulos temerosos y tristes por todo lo que había sucedido con el Maestro en Jerusalén se encerraron para protegerse o se empezaron a ir, algo irrumpió para torcer el rumbo de la Iglesia naciente. Pero no solo aquella vez, … Sigue leyendo No yo, sino Dios

¡Los hermanos sean unidos!

Cuando era pequeño, una de mis tantas distracciones era ver cómo funcionaba el lavarropas. Casi hipnóticamente podía pasar largos ratos viendo cómo el tambor movía la ropa de un lado a otro, las olas y la espuma que se formaban. Tanto lo observaba que la primera vez que arreglé un electrodoméstico fue el lavarropas a … Sigue leyendo ¡Los hermanos sean unidos!