«Vengan y lo verán» (Jn 1, 39), contesta Jesús a esta gran pregunta hecha hace 2000 años. Hoy, seguimos preguntándole lo mismo a Jesús: «Maestro, ¿dónde vivís?» (Jn 1, 38). Y Él nos sigue respondiendo lo mismo. Aquellos dos discípulos «fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él ese día» (Jn 1, 39). ¿Qué sucedió en sus corazones? ¿Cuál fue el impacto que tuvo en sus vidas? Ellos seguían a Juan Bautista y fue este mismo que «mirando a Jesús que pasaba, dijo: Este es el Cordero de Dios.». Por eso, «los dos discípulos, al oírlo hablar así, siguieron a Jesús» (Jn 1, 36-37).

Todos tuvimos distintos maestros. De algunos ni nos acordamos. De otros todavía recordamos sus nombres y otras cosas. Algunos por vía negativa, ¡je! Pero otros, por la huella positiva que dejaron en nuestras vidas. ¿Y por qué? ¿Qué hicieron para que, después de tantos años, todavía los recordemos? Pensemos… ¿Fue porque sabían mucho? ¿Porque nos explicaron bien cómo multiplicar? ¿O, tal vez, porque en su lindo modo de ser nos recibían como éramos, nos tenían paciencia, nos trataban dignamente…?

Estos dos discípulos, luego de ese encuentro con el Maestro, no se lo olvidaron más: «Era alrededor de las cuatro de la tarde» (Jn 1, 39). Hay momentos en nuestras vidas que no nos los olvidamos más. Algo se produjo en ellos. Este Jesús Maestro tocó esos corazones. Hoy, después de 2000 años, quiere seguir dejando huella en los nuestros. Y nosotros… ¿vamos hacia Él?

Jesús Maestro quiere seguir dejando huella en nuestros corazones.

Este Jesús Maestro nos enseña con su Palabra y con su vida. Porque Él mismo es la Palabra hecha vida, hecha carne. El pudo hacer siempre lo que dijo. Fue totalmente coherente. Y eso era algo único: «Todos estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba como quien tiene autoridad» (Mc 1, 22). Un Maestro que demostraba seguridad interior, que era totalmente libre, que era fiel a Dios y a sí mismo, que no caía en las trampas que le tendían, que necesitaba tiempos para estar solo, que se movía por la compasión… Este Maestro respondía con preguntas para que la respuesta la diera cada uno. Los invitaba a pensar. Y todo esto lo sigue haciendo hoy. Este Jesús Maestro nos sigue enseñando ahora ya resucitado. ¿Dónde vive?

La propuesta es a armar cada día la mochila para ir a la escuela del Evangelio. Allí Jesús nos espera para darnos las clases de humildad, de servicio, de paz, de comprensión, de confianza, de perdón, de sufrimiento, de entrega, de verdadero amor. La pregunta es… ¿Vamos realmente a esta escuela cada día? ¿Qué ponemos en nuestras mochilas? ¿Presto atención en clase?

Jesús era un Maestro que pudo hacer siempre lo que dijo. Fue totalmente coherente.

Esta escuela es distinta al resto. Se diferencia por algunas cosas…

  • Nunca nos egresamos: somos eternos discípulos. «Ve detrás de mí…» (cf. Mt 16,23).
  • Es optativa: nadie nos obliga. Si queremos, podemos ir: «El que quiera seguirme…» (Lc 9, 23).
  • No hay años: podemos estar hace más tiempo pero eso no significa que pasemos de uno a otro año. «El que se haga pequeño como este niño, será el más grande en el Reino de los Cielos.» (Mt 18, 4)
  • No vale machetearse: cada uno tiene que tener su propia lámpara encendida (cf. Mt 25, 9); cada uno tiene que cargar con su propia cruz (cf. Lc 9, 23); cada uno tiene que hacer lo que expone en el examen oral (cf. Mt 7, 21).
  • Hay aulas personales: en ellas Jesús nos invita a rezar. «Cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto» (Mt 6, 6).
  • La portera no se jubila: se llama María y nos dice «hagan todo lo que Él les diga» (Jn 2, 5).

La lista puede seguir… podés completarla vos. Lo importante es que pensemos si vamos a la escuela, de qué manera intentamos ser buenos alumnos, de qué modo queremos aprender….

La invitación sigue siendo clara: «Vengan y lo verán». Vayamos y veamos. Cada día.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s