Nuestro patrono

Carlo Acutis es un adolescente italiano, proclamado venerable por la Iglesia Católica en 2018 y que será beatificado el próximo 10 de octubre en Asís (Italia). Su fama de santidad se extendió alrededor del mundo, lo que lo convirtió en un referente de miles de jóvenes católicos como el “cíber apóstol de la fe”.

En Iglesia Millennial lo adoptamos como patrono ya que su cumpleaños, providencialmente, es el día de la fundación de nuestra revista. Además, tenemos en común la misión de evangelizar en el mundo digital.

Breve Biografía

  • Nació en Londres el 3 de mayo de 1991. Sus padres, Andrea Acutis y Antonia Salzano, eran de Milán pero se encontraban en Inglaterra temporalmente por motivos laborales.

  • Recibió el sacramento del bautismo el 18 de mayo del mismo año en la parroquia Our Lady of Dolours (Nuestra Señora de los Dolores).

  • En 1995 inició el jardín de infantes en la escuela municipal de Parco Pagano y en 1997, la escuela primaria en el Instituto Tommaseo de las religiosas Marcelinas.

  • El 16 de junio de 1998, a los 7 años, recibió el sacramento de la comunión en el monasterio de las monjas Eremitas de San Ambrosio, en Perego, y desde este día comenzó su gran amor por la Eucaristía, a la que llamó “mi autopista hacia el cielo”​. El pequeño Carlo solicitó el sacramento antes de lo previsto y fue autorizado por monseñor Pasquale Macchi (secretario del papa Pablo VI).

  • El 24 de mayo de 2003 el joven recibió el sacramento de la confirmación en la que ya era su comunidad, la parroquia Santa Maria Segreta.

  • En septiembre de 2005 inició el bachiller en el Instituto León XIII de los padres jesuitas. En su adolescencia pasaba tiempo con su familia y amigos. Pero también dedicaba parte de su tiempo en ayudar a personas sin hogar, como voluntario en los comedores populares y como catequista.​

  • Entre sus pasiones se encontraba la informática, en la que mostró un gran talento y la utilizó para testimoniar la fe: Carlo creó un sitio web que recoge un total de 136 milagros eucarísticos alrededor del mundo y otro con todas las advocaciones marianas.

  • A principios de octubre de 2006, Carlo enfermó. Parecía una gripe normal y corriente, pero resultó ser una leucemia del tipo M3, la más corrosiva.

  • El martes 10 de octubre, Carlo pidió recibir la unción de los enfermos y la comunión, con la certeza de que moriría en un futuro cercano.

  • El 11 de octubre entró en coma por una hemorragia cerebral causada por la enfermedad y, finalmente, el jueves 12 de octubre falleció en el hospital San Gerardo de Monza. “Estoy contento de morir porque he vivido mi vida sin malgastar ni un solo minuto de ella en cosas que no le gustan a Dios”, había expresado días antes.

  • El 14 de octubre se celebró el funeral en la parroquia Santa Maria Segreta. La iglesia estaba tan llena que muchos se vieron obligados a permanecer fuera. Todos los diarios italianos más importantes informaron sobre este hecho. Su madre recuerda que había gente que ella no conocía. Personas sin hogar, inmigrantes, mendigos y niños que hablaron de lo que Carlo había hecho por ellos.

  • Meses antes de morir, Carlo había grabado un video en el que dijo que si moría, le gustaría que lo enterraran en Asís. En enero de 2007 su cuerpo fue trasladado al cementerio de esa ciudad.

Estar siempre unido a Jesús, ese es mi proyecto de vida

Proceso de canonización

La fama de santidad de este joven se difundió rápidamente en los años posteriores a su muerte. El 12 de octubre de 2012 se inició oficialmente la causa de beatificación y canonización de Carlo, y prontamente se convirtió en Siervo de Dios. El 24 de noviembre de 2016 concluyó la fase diocesana en el arzobispado de Milán y la causa pasó a la Santa Sede. El papa Francisco lo declaró venerable el 5 de julio del año 2018, es decir, se reconoció que este joven vivió las virtudes de fe, esperanza y caridad.

El 14 de noviembre de 2019, luego de reunirse la Consulta Médica de la Congregación para las Causas de los Santos, los peritos médicos expresaron un dictamen positivo respecto a un presunto milagro atribuido a la intercesión del venerable Carlo Acutis. El 21 de febrero de 2020, el Santo Padre Francisco autorizó la promulgación de un decreto que reconoce un milagro por la intercesión de Carlo Acutis. Este milagro fue la curación de un niño brasileño que padecía de páncreas anular, gracia que se manifestó el 12 de octubre (día del fallecimiento de Carlo) de 2013 en la capilla Nuestra Señora de Aparecida, jurisdicción de la parroquia San Sebastián, en el estado de Mato Grosso del Sur.

El pasado 13 de junio, en vísperas de la fiesta de Corpus Christi, monseñor Domenico Sorrentino, obispo de Asís, comunicó que la beatificación de Carlo será el próximo 10 de octubre en la basílica de San Francisco, en Asís, a las 16 (hora de Italia).

Exhumación y traslado de sus restos

El 23 de enero de 2019 los restos mortales del venerable Carlo Acutis fueron exhumados en virtud de las leyes canónicas. El 5 de abril sus restos se trasladaron a la basílica de San Francisco de Asís, donde se realizó una vigilia de oración. En la misa, el arzobispo de Spoleto-Nurcia, monseñor Renato Boccardi, expresó: “Carlo fue un joven normal, extraordinario en lo ordinario. Recibía cada día la visita de Jesús en el pan eucarístico y devolvía las visitas acogiendo y ayudando a los pobres”.

El sábado 6 de abril de 2019, el cuerpo de Carlo fue colocado en el Santuario del Despojo. Fue sepultado en un monumento en la nave derecha del santuario, donde cientos de fieles rinden homenaje a Carlo diariamente.


Octubre 2019 – Iglesia Millennial


    2020-10-10T11:00:00

      días

      horas  minutos  segundos

    hasta

    Beatificación de Carlo