¿Te pasó alguna vez de querer volver atrás en el tiempo y decir «para qué corno habré dicho eso»? Y, tal vez, pensar que «ya está«. Que ya no tiene arreglo. Bueno… hoy vengo a animarte y a contarte que esto no es así 💪. Como dice el refrán: «No hay mal que por bien no venga». Y, como dice San Pablo: «Dios dispone de todas las cosas para el bien de los que lo aman» (Rm 8,28). Veamos qué significa en verdad eso…

El Dios GPS

Cuando nos desviamos, cuando nos equivocamos del camino, cuando no hacemos la voluntad de Dios no todo está perdido. Dios es como el GPS: recalcula en nuestra vida y nos marca el camino nuevamente sobre cómo seguir. Y sí. Es que nos hizo libres y más allá de nuestras decisiones (o las de otros: puede pasar que estemos en el auto con otras personas), siempre hay una alternativa. A veces, las vemos casi al instante; a veces, las vemos después de un largo tiempo. Sea de una o de otra manera, Él nos primerea. Piensa en nosotros y nos acompaña en el camino. No nos abandona. Al contrario, sale al paso. Porque el amor primerea y no deja a la deriva..

El dios de la esperanza

La clave está en tener fe en este Dios y poner nuestra esperanza en Él. El pasado muchas veces puede condicionarnos pero nunca del todo. Siempre hay solución. Es cierto, nuestras obras tienen consecuencias y el futuro nos puede encontrar muy averiados. Pero no importa. Mientras estemos vivos podemos confiar y esperar todo de Él. A veces nos sale hacerlo a medias. La verdadera invitación es a hacerlo de lleno. Podemos (y debemos) detenernos un instante y ver el GPS. Prestar atención por dónde hay que ir… Pero una vez que lo observamos, hay que arrancar, poner primera y darle para adelante.

Así como antes cité una frase popular y otra cristiana, nuevamente hago algo similar y te dejo una parte de la canción «José Sabía» de La Vela Puerca:

Y sin embargo levantó
copas y copas al dolor.
Al dolor de seguir vivo
que es lo bueno que tiene el dolor
y también al placer de ganar y perder.
Cuando todo parece jodido es cuando hay que poner...

Y una frase del Cardenal Pironio:

"La esperanza no es pasiva y ociosa:
es una fuerza, es cambio, es compromiso, 
es constancia, es tenacidad, es coraje". 

Te y me invito a que confiemos y pongamos toda nuestra esperanza en Jesús. A pedirle al Espíritu Santo que renueve nuestro combustible. A pedirle a María, la co-piloto, que nos ayude a seguir el camino. Y, entonces, si nos quedamos sin nafta, si nos desviamos, que ellos se hagan cargo. Nosotros, por nuestra parte, no nos bajemos del auto y sigamos andando 🚗.

¡Que Dios, el God que nos Primerea Siempre, nos bendiga!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s