Llega fin de año y un frenesí de juntadas vuelve a repetirse año a año. Y aunque nos propongamos que este año no sea igual y empezar a fin de octubre para dosificar los encuentros y evitar que nos suceda lo mismo, siempre se repite la misma historia y nos llenamos las agendas de reuniones y juntadas de despedida. Juntadas con los amigos de la vida, con los compañeros del trabajo, los del colegio primario o secundario, con los de la universidad, con los de la clase de natación, funcional o zumba. Con los de inglés, los del coro, los de la parroquia, los que coincidimos en la plaza paseando al perro… Por suerte algunas logramos patearlas para las vacaciones cuando estamos «supuestamente» más tranquilos…

La verdad es que es un fenómeno muy particular, porque además estamos cansados y agobiados por el fin de año, organizando las fiestas y las vacaciones, rindiendo exámenes, teniendo reuniones de cierre y evaluación de nuestras múltiples actividades y muchas otras cosas más que nos agotan la energía. Y sin embargo el juntarse es irresistible. Por eso la pregunta, ¿por qué nos juntamos? ¿para qué nos juntamos?

¿Por qué nos juntamos?
¿Para qué nos juntamos?

La primera respuesta que uno puede pensar es porque sí. Porque nos gusta salir, divertirnos, compartir. Porque nos lo merecemos después de un año duro de trabajo o estudio donde miles de cosas nos pasaron buenas y malas. Porque tal vez el año fue una locura y no nos hicimos tiempo de encontrarnos. O porque tal vez ya pasó un año desde la última vez y nos damos cuenta de que nunca nos encontramos con muchas de las personas que más queremos, que tanto bien nos hacen y no podemos pensar que se nos va a ir el año sin habernos visto. Sí, muchas veces el tiempo se nos pasa volando y una vez más debemos reconocer que vivimos corriendo sin pensar mucho en lo que hacemos, alimentándonos de lo inmediato y de lo urgente y postergando las cosas esenciales y vitales para nosotros.

A su vez, el fin de año nos representa una suerte de final generalizado, casi como si fuera el fin del mundo o de la historia. Da la sensación de que a fin de año se acaba el mundo y por eso nos tenemos que encontrar. Es una sensación extraña de que se acaba el tiempo, de que ya no va a haber otra oportunidad. Como si enero o febrero no fuera exactamente lo mismo y que una fiesta de fin de año, un cambio de número en el almanaque, no cambian verdaderamente la realidad de la historia.

Nos encontramos para darnos las gracias,
porque nos queremos, porque nos amamos
y porque compartimos muchas cosas
importantes de la vida

Pero también nos encontramos para darnos las gracias. Sí, porque nos queremos, porque nos amamos, porque compartimos muchas cosas importantes en la vida o simplemente la rutina de lo diario que no es menos importante. Porque no está bueno que se nos vaya la vida sin agradecernos lo que recibimos unos de otros, sin reconocer lo que el otro nos dio al regalarnos su propia vida. Porque sentimos que nos debemos a los otros, que sin ellos tal vez no seríamos lo que somos y juntarse es simplemente una forma de decirnos ¡GRACIAS! ¡TE QUIERO! ¡TE DEBO LA VIDA!

Y en medio de tantos encuentros y reuniones… ¡EL ENCUENTRO! Sí, el encuentro entre Dios y los hombres que celebramos en Navidad. El del pequeño Jesús que nace al mundo para venir a nuestro encuentro. Y este encuentro sí, hay que festejarlo, celebrarlo. Por eso también nos juntamos, a veces casi hasta forzadamente. Porque este encuentro nos cambia la vida y nos invita a salir al encuentro de todos, de los que queremos y de los que no tanto, del que está solo y no tiene a nadie que lo busque. Porque sentimos felicidad al encontrarnos con Jesús, es que lo compartimos y lo imitamos, incluso nos regalamos para manifestarnos la alegría, el agradecimiento y la entrega.

El Encuentro con Jesús nos cambia la vida
y nos invita a salir al encuentro de todos

Sin duda que fin de año es un tiempo de encuentros. Disfrutalos, vivilos, compartilos y acordate siempre que hay uno que no podés dejar pasar, que es el del Dios con nosotros, el Emmanuel.

¡Que Dios te bendiga!

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s